«Rechazando al Enemigo» es un monumento de arte efímero, un happening o performance, recientemente colocado para demostrar al visitante la capacidad defensiva de nuestras murallas. Se ubica (provisionalmente) en el Paseo del Rastro, cerca de la curva que conduce a la Plaza de Santa Teresa (donde estuvo el alcázar de la ciudad hasta la época postmedieval), entre dos cubos (torreones) muy próximos. Dense prisa si desean contemplarla, vayan antes de que -aunque aún no hay fecha- la exposición sea clausurada.

El happening no sólo es una muestra de harte, también es un haviso a naveghantes, que se dice. Lo explico. Sepan vuesas mercedes que el Paseo del Rastro, orientado al sur, es un lugar propicio para el paseo y el esparcimiento, en especial de personas de cierta edad que necesitan -necesitamos- hacer la fotosíntesis en un lugar tranquilo, soleado y protegido del viento, y con sitios para sentarse. Y entre este tipo de personas, algunas -también por esas cosas de la edad- vamos teniendo ciertas urgencias repentinas que es necesario aliviar. Y hasta bien entrado el siglo XX, la muralla era un lugar propicio para ello (todavía recuerdo algún cartel prohibiendo -bajo multa- «hacer aguas», colocado en nuestro singular monumento).

Este tipo de actos han ido desapareciendo, pero no del todo. La proximidad de los dos cubos, como se ve en la foto (atípica, pues la habitual es de unos 20 ó 25 metros) es, de algún modo, la que explica el lugar elegido para el happening, pues ha creado un lugar escondido de la vista y propicio para hacer una guarrerida. Algo que, sin duda, a partir de este momento está bajo una amenaza bastante mayor que la pragmática sanción que nuestro ordenamiento prevé para estos actos. A ver quién tiene narices de echar un pis cuando te pueden caer encima un montón de pedruscos.

Por otra parte, y para el que no entienda de historia real, digamos que la muralla se defendía así. Todavía recuerdo las explicaciones de Chuchi Gu* ante un grupo de compañeros, en una visita guiada, cuando pasábamos por una puerta de la muralla, y nos indicó que mirásemos hacia arriba por un hueco que -con evidente función defensiva- hay a través del techo del arco, y que para qué servía. Todos coincidimos en indicar que «para echar aceite hirviendo a los enemigos», y con una carcajada nos dijo «pero qué cohone aceite, con lo caro que va, y encima aquí en Ávila que no hay olivos**». Evidentemente, lo que se les echaba por ese orificio podía ser cualquier tipo de material contundente o punzante, y entre ellos, y en caso de emergencia, las mesmas piedras que componen la muralla.

Así, en el caso que nos ocupa, una almena o merlón de la propia muralla ha sido usado como contundente amenaza para meones y otros seres poco respetuosos con el patrimonio, y se ha considerado instalar un automatismo (el alcalde últimamente está muy por la labor de instalar cosas automáticas) para que en caso de detectar una micción, se dispare este mecanismo de defensa.

Enlace al mapa

(*) Guía turístico local*** que tuvo un coche de segunda mano con matrícula de Guadalajara, y se quedó con ese apodo.

(**) En el sur de la provincia de Ávila hay olivares, y producen un excelente aceite; pero aquí en la capital tan solo tenemos alguno más ornamental que otra cosa.

(***) El tema de las visitas guiadas a la ciudad no pertenece a esta sección del bló, pero últimamente tiene cierta polémica, ya que lo que antes era un coto interesadamente cerrado, ahora se ha visto invadido por «paragüeros» (porque suelen llevar ese instrumento a modo de señal identificativa par su grupeta) que se anuncian por internet, y a los que -cuando paso a su lado- he escuchado decir alguna que otra barbaridad, por ejemplo, que Santa Teresa fundó el Monasterio de la Encarnación.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes utilizar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>