El billar es un deporte que consiste en atizar con la punta de un palo a una bolita para que choque armoniosamente con otras bolas, sobre una mesa grande con tapete y bordes dispuestos para que las bolas no se salgan de la mesa (lo que no siempre se consigue). Varias modalidades esiten, pero en todas ellas es importante frotar la punta de la varita impulsora con una tiza azul, aunque no sepas para qué sirve ese gesto.

El billar es un deporte que, desde esta bitácora, desaconsejamos. Bueno, lo de deporte ya es discutible; te cansas menos que en el ajedrez; si bien, como sucede con este último, las posibilidades de lesionarse son bastante bajas. Lo malo es el entorno, el billar va indisolublemente unido a vida sedentaria, tabaco y alcohol de alta graduación en un entorno muy masculino. Cuando te imaginas a un campeón de billar, en tu mente aparece un señor mayor con barriga vestido como para ir al casino o a la boda de un pijo.

Comenzó a jugarse en los países donde no conocen la siesta; en el XIX lo practicaban nobles y burgueses después de comer; lo hemos visto en mil películas o series. Flashback: ese momento en el que los varones invitados por lord McGuffin se retiran a la sala de billar con el habano y la copa de güisqui o coñá, cerrando la puerta para intoxicarse mejor y así poder charlar sobre Temas Importantes; la cámara se desplaza al salón de billar mientras sus ladies se dedican a hacer lo que haga la nieve en verano, entre ellas o con el mayordomo.

Lo de que el billar fuese un juego de hombres puede tener que ver con el hecho de que a los McGuffins nunca les gustó ver a sus señoras manejando con soltura el fálico instrumento de atizar a las bolas, haciendo chistes y comparaciones; y mucho menos les habría gustado ser derrotados por ellas y tener que confesar que todo ese tiempo lo de jugar al billar sólo fue una excusa para estar con otros hombres, drojas y colacao en una habitación oscura.

En el XX el billar fue poco a poco democratizándose, se abrieron salones antros públicos donde personas de bajo poder adquisitivo podían ir a hacer lo ya explicado, sin perder ese aura de «blue oyster bar», paulatinamente más cutre según avanzaba el siglo. En España no se extendió tanto, sobre todo desde la invención del futbolín. Tuvo un pequeño momento hype hace unos años (bueno, bastantes, que yo era joven) y en algunos bares colocaron mesas de billar de esas de echar veinte duros* para echar una partida. Afortunadamente, se ha ido perdiendo esta nefasta costumbre; pues en estos entornos era origen de discusiones, sobre todo, al golpear a alguien que pasaba por detrás mientras manejabas impunemente el taco.

Por todo esto y más, aquí queda nuestra desaconsejación.

(*) Para los millenials: un duro=tres céntimos.

¿Pa qué serán los cincuenta céntimos?

Ávila está petada de cruceros votivos (para ganarse el cielo), como ya expusimos en el Á.S.M. Pero las modas cambian, y ahora lo que se colocan son carteles votivos (para ganar votos). Si en el S. XVI se colocaba una inscripción «FULANITO DIO ESTA + ANO Ð 1523», ahora lo que se explone es que tal o cual horganismo púbico tuvo a bien gastarse unos dineros en lo que sea que esté detrás del cartel. Es una pena que no comiencen con la frase «A todos los que la presente vieren y entendieren», más que nada por dar algo de uso al futuro de subjuntivo.

Se supone que los que lo vemos y entendemos tendríamos que estar agradecidos, y poco menos que prosternarnos (excepto los que tengáis condromalacia) ante los carteles, y cantar viejas jotas abulenses en señal de júbilo:

Cae y cae la nieve,
Cae la nieve y todo se extravía,
El peatón que encanece,
Las plantas sorprendidas,
La curva de una esquina.

Sin embargo, el efecto suele ser distinto. Uno ve el cartel, mira el dinero que se han gastado, echa cuentas, y se queda más pallá que pacá. Sobre todo cuando ve cómo va quedando la obra y lo compara con lo que había antes.

(voz de niño de San Ildefonso) Un millooooon de euros

Sin dejar de agradecer a la JCyL, al EE (Estao Españó), a la UU (Unión Uropea) y a todos los demás financiadores de los carteles de autobombo (y las obras de detrás) todo lo que están haciendo por nosotros, la sensación que tenemos es que (a) una gran proporción es dinero tirao que se podría haber usado pa otra cosa y (b) o los presupuestos están inflaos, o aquí pasa algo raro. Que todavía macuerdo de que el estaribel pa poder saltar a la piscina costó cuatro veces lo que mi Peyó.

Ya desde tiempos de los griegos (y probablemente antes) la humanidad sintió la necesidad de elegir al deportista más completo, como si semejante imbecilidad tuviera sentido (para mí, un deportista completo es aquel que conserva todos sus miembros). Los helenos inventaron el pentatlón*; ya que entonces había pocas variedades de deporte. Y a partir de eso se han inventado un montón de deportes terminados en «atlón». Ahora mismo tendríamos que usar, como poco, el hekatonatlón (hekaton=cien; por cierto, de ahí proviene la palabra hecatombe=pronunciar cien veces «bebebebebe…»).

En la actualidad, además del pentatlón moderno, en las olimpiadas se incluye el decatlón** que para las mujeres se rebaja a heptatlon, luego se inventaron el duatlon QUE ES DISTINTO DEL BIATLON***, ole sus prefijos; el triatlon, y muchas otras estupideces. Afortunadamente, y en contra de lo que se pretendía en Grecia, el vencedor de estas disciplinas suele ser mucho más desconocido que los vencedores individuales de los deportes por separado.

Los cócteles deportivos son algo que, desde esta bitácora, desaconsejamos. A ver, si desaconsejamos los deportes que lo componen, por separado, ¿cómo ibamos a quedarnos callados ante semejantes engendros? La gracia es que además hay deportes que son poco compatibles entre sí, por lo que la posibilidad de tener lesiones aumenta. Os lo dice alguien que ha practicado (al menos una vez) todos los que llevo aquí relacionados desde el inicio de los tiempos. Por ejemplo, el frontón y el pádel; después de jugar al frontón te vas al pádel y revientas todas las pelotas contra los cristales.

Por todo esto y más, aquí queda nuestra recomendación.

(*) Pentatlon antiguo: correr, saltar, luchar y lanzar jabalina y disco. Pentatlon moderno: esgrima, natación, saltos a caballo, tiro con pistola y carrera. Para mí, si le pones el tute y cazar pokemon, ya estaría.

(**) El decatlón consiste en varios deportes pero sólo del atletismo, es un cóctel limitado. Incluye saltos variados, carreras de muchas distancias y lanzamientos de lo primero que tengas a mano. Si lo pones con h intercalada (Decathlon), además, tienes ropa, raquetas y tiendas de campaña. Y efectivamente, las mujeres no tienen decatlon, sólo tienen heptatlon. El deporte es machista desde sus orígenes y nos gusta recordarlo.

(***) El duatlon es, normalmente, bici y carrera; el biatlon es esquiar y disparar (evitando dar a los contrincantes, lo otro es la batalla de Carelia y entonces debería incluir el deporte-cóctel más famoso del mundo: el lanzamiento de cóctel Molotov****). El triatlon suele incluir bici, nadar y correr. Cuando lo haces en plan como si no hubiera un mañana, se llama ironman. Hay gente pa to.

(****) El cóctel molotov fue la respuesta finlandesa para luchar contra los tanques soviéticos que invadieron su país; como el estalinista ministro Molotov justificó la invasión diciendo que en realidad estaban llevando alimentos, le respondieron que ellos les mandarían «algo de beber» para acompañar la comida. Por tanto, a pesar del nombre, no es un invento ruso (y de todas formas se había usado ya en conflictos anteriores, como en nuestra guerra incivil).

0-0

«Enroque» es un relieve colocado a la entrada del Jardín de la Viña. Representa el momento en el que el rey y la torre negras se cruzan, en el único movimimiento del ajedrez que implica a dos piezas del mismo color (si descontamos cuando el peón llega a la última fila y es promocionado -meritocracia- a una pieza distinta). He tratado de buscar el resto de piezas, infructuosamente. Así va todo en esta ciudad; a saber cuándo quieren inaugurar el tablero.

El ajedrez, el juego de mesa más noble, que decía Alfonso X (porque, a diferencia de dados o naipes, no influye el azar), es un juego de guerra; recordemos que originalmente las piezas representaban dos ejércitos con elefantes, caballeros y guerreros de distinto pelaje, con un rey y un visir; que en occidente cambió un poco y pasó a tener obispos* en lugar de elefantes y una reina que tiene más poder que el rey (pero es prescindible, remember, Leti).

¿Por qué se eligió este ajedrecístico momento? El rey comienza la partida en el centro político, pero cuando se empieza a liar y las piezas del enemigo se aproximan, rápidamente pacta con la torre (que está en la extrema derecha o en la izquierda) y se guarda detrás de los peones a cambio de seguir gobernando. Sin embargo, por algún trastoque semántico, el enroque en la política es el movimiento en el que un grupo o partido se planta en su posición y se niega a pactar o negociar con el resto aunque esto suponga un perjuicio para todos. Por ejemplo, en Ejpaña tenemos el enroque de la renovación del poder judicial, que está siendo un enroque muy largo**.

(*) En español seguimos llamando alfil (el elefante, en árabe) a la pieza que los ingleses llaman bishop, y que, ciertamente, en (casi) todo el mundo tiene pinta de ser como un peón con mitra*** de obispo. La palabra enroque tiene también que ver con el antiguo nombre de la pieza de la torre, «roque», que proviene del persa rukh (carro de guerra), y no tiene que ver con el perro de San Roque que no tiene rabo… Me estoy liando.

(**) El enroque largo es cuando el rey se cruza con la torre de la columna a, y el corto, con la de la columna h.

(***) Una mitra es lo que lleva en la cabeza este señor. Joer, que lo preguntáis todo.

el matimonio

Hay muchos deportes que consisten en pegarse; ya los griegos incluían el pugilato en las olimpiadas* de Olimpia. Luego se han ido añadiendo modalidades (lucha libre, grecorromana, karate, judo, kung fu, krav maga, etc) en los que se incluyen reglas de diferente pelaje y condición para justificar y tratar de contener semejante bestialidad. En algunos casos se evita la violencia organizando campeonatos de cosplay mamporrero como las katas (esto es, muestras cómo darías los golpes, de tener a tu enemigo delante). Es bastante más humano pero ridículo, prefiero incluso el air guitar.

Desde esta bitácora, como no podría ser de otra manera, desaconsejamos los deportes de combate. Liarse a golpes con alguien por deporte es suficiente estupidez como para que no haga falta razonarlo mucho. Incluso los «light», los que son más de técnica que de contacto, tienden al golpismo a la que te descuidas, como los militares en la reserva. Los que son de impacto, como el boxeo o estos con nombres raros que se van poniendo de moda, van dejando víctimas por el camino.

Tengo que decir que nunca he practicado los deportes citados, aunque sí que apunté a Hija a kárate durante un tiempo (es una fase que pasas en la paternidad). Estuvo allí hasta que vio que no se aprendía los movimientos y no pasaría de cinturón blanco en la vida, aunque se lo pasó bien y el profe era un crack (hasta tiene un monumento); no es fácil llevar por la recta vía a tanto churumbel.

La banda sonora de todo esto podría ser «The boxer», de Simon & Garfunkel. Películas hay muchas, pero la mejor es «El tigre de Chamberí», sin duda, muy del espíritu de este bló.

Por todo esto y más, aquí queda nuestra desaconsejación.

(*) Si te viene a la cabeza «O limpiada con bayeta, o limpiada con estropajo, brillará más su cazuela con detergente Cascajo» ya tienes edad de ir abandonando deportes sin que yo te lo desaconseje.

pío pío kVA kVA

«Nido para pájaro electricista» es una escultura en madera y fierro morroñoso que se ubica en el Jardín de San Vicente, a pocos pasos de la muralla y del murallito, en colaboración con CEO/BirdWife, la oenegé pajarera. La escultura simula ser un nido artificial de esos que se colocan en árboles y otros entornos colgadizos, para el uso y disfrute de los paseriformes y demás amigos alados. El toque artístico lo aporta el cable que asoma por el orificio, simbolizando cómo lo artificial se encuentra con lo natural. El autor ha preferido permanecer en el anonimato.

Es posible que se trate de arte efímero y desaparezca sin dejar rastro (como «Equall-Parallel/Guernica-Bengasi») o sea sustituido en breve (como el plátano pegao a la pared de Maurizio Cattelan). En cualquier caso, el pájaro electricista sería una evolución del pájaro carpintero (Woody* Woodpecker), adaptada a los nuevos tiempos. En Ávila el arte evoluciona que es una barbaridad. Lo mismo van vds a ver la obra y hay una zanja a un lado o a otro, delante y detrás, de mi amo el Marqués de Carabás.

Lo que ya sería la leche es que algún pajarillo decidiera aprovechar el monumento para establecer allí su hogar. Es difícil, teniendo en cuenta lo que ha subido el IBI últimamente en nuestra ciudad, pero no imposible.

(*) No es el Woody hempresario y hescritor que tenemos en Ávila, es otro que no os sonará a los millenials. Aunque se parecen.

La hípica, en sus diferentes modalidades, es un deporte que consiste en putear a un caballo para que haga el deporte por tí: correr, saltar, hacer cabriolas, marcar goles… Como mantener el material deportivo nunca fue barato, la cabalgación siempre ha estado asociada a las élites (Cayetano, de profesión jinete, you know).

La hípica es un deporte que, desde esta bitácora, desaconsejamos. Desde el punto de vista humano, los accidentes pueden ser graves; subido a un caballo estás mu arriba; hay muchas maneras de bajarse rápidamente y casi todas son malas. Incluso pasear en una ruta ecuestre es peligroso; los caballos saben si el que va arriba es un inútil y te van a intentar putear a la mínima. Las carreras, los saltos y demás torneos ya tienen un plus de peligrosidad que no es necesario explicar. Salen hasta en Ben Hur.

Pero desde el punto de vista animal es todavía peor; el caballo suele sufrir en el proceso y es castigado para que aprenda y cuando su rendimiento no es el esperado. Es explotación laboral de la peor, y todo por y para nuestra diversión (bueno, la de Cayetano; yo cuando he ido a caballo he pasado bastante miedo*). Y le pagan en alfalfa. Como punto positivo, cuanto más ligero eres también es más fácil para el caballo; así que es de los pocos deportes en el que -si supiera montar- me iría mejor que al típico Chuarcheneguer musculado de más de seis pies de altura (como se decía en las novelas de Marcial Lafuente Estefanía).

Pero como bola extra desaconsejatoria, las apuestas a las carreras de caballos son algo así como el elemento fundador de la ludopatía. Por una cabeza podría ser su himno**. Expresiones como «se paga seis a uno», «doble gemela» o «elcabrónvaytiraenelúltimoobstáculo» son anteriores a «una de catorce» o «cinco y el complementario».

Por todo esto y más, aquí queda nuestra desaconsejación.

(*) He cabalgado pocas veces, pero mi único accidente ecuestre fue… con un pony. Un amigo del pueblo tenía uno, y se presentaron en el cumple de mi hija (6 ó 7 años tendría), para que se diera una vuelta. Ella tenía algo miedo, y para demostrar que no pasaba nada, me subí yo. Galindo, que así se llamaba, rápidamente me hizo saber que (punto 1) en su contrato figuraba claramente que sólo podían subir niños y (punto 2) me iba a enterar de lo que valía un peine. El animal pasó de 0 a 100 en décimas de segundo en dirección al peral y a la pared de la casa. Me tuve que lanzar en marcha -una costalada bastante aceptable- para no dejarme los piños. Galindo frenó inmediatamente en cuanto se vio libre de mi peso, sin arrollar a nadie ni esnafrarse contra nada. De más está decir que fue el momento más celebrado del cumple*** y que mi hija no se quiso montar.

(**) Por una cabeza de un noble potrillo / que justo en la raya afloja al llegar / y que al regresar, parece decir / «no olvides, hermano, vos sabes, no hay que jugar».

(***) Mi suegro, gran aficionado a los westerns, dijo que yo no valía para cuatrero.

Las obras de arte que hoy les traemos ante sus ojos están dispersas por ciudad (de igual manera que las «obras normales», que en el momento de redactar estas líneas tienen cortados tramos de varias calles: Avda Portugal, Eduardo Marquina, Arturo Duperier, Paseo de la Estación, Ferrocarril, Rafaela de Antonio, Nª Sª de Sonsoles, etc, etc, es un no parar). Las que traemos a nuestro callejero bló se supone que tratan de agradar al público; vengan pues.

La cosa es un poco como cuando en mi casa ya éramos mayores, lo del árbol y el belén ya no nos hacía tanta ilusión, y se ponía algún adorno navideño porque se empeñaba mi hermana; colocando de cualquier manera las guirnaldas de espumillón del año maricastaña que nos quedaban en el cajón… Pues el efecto era casi mejor que lo de Ávila estos días, aquí van un par de ellas. Supongo que en El Chico ya estarán poniendo el árbol grande y el árbol chico, y con eso ya estaría.

Imagino que alguien en el Ayto se ha pasado por la web de «DUNYPLDF. S. L.» (Decoraciones Urbanas Navideñas y Para Los Demás Festejos) con un presupuesto limitado y ha ido marcando chismes hasta agotar la partida asignada. «El oso espatarrao no, que ya lo pusimos el año pasado». Al menos tiene pinta de que, repartido entre los habitantes que semos, no implicará una subida adicional del IBI. Espero.

Por otra parte, les diré que prefiero esto a la idea abelcaballeresca de mi señora, esto es, colocar una guirnalda de leds que rodee la muralla siguiendo la forma de las almenas (que así a ojo debe de necesitar como unos 10 kms de longitud). Aunque supongo que tiene que haber un término medio.

Arrejuntamos hoy en un sólo post todos esos -mal llamados- deportes que consisten en echar carreras subidos a algún artilugio motorizado: coches, motos, camiones, retroexcavadoras, etc. Incluye también las carreras con cosas que naveguen o vuelen o yellowsubmarineen, así como cualquier engendro que aparezca en el futuro. Sobre todo, si Elon Musk toma parte activa en ello. Aparte del peligro, lo evidente es que el deporte realmente lo hace el motor, la persona solamente acciona los resortes. Y, opcionalmente, un comentarista calvo se desgañita por la tele.

El motorismo es un deporte que, desde esta bitácora, desaconsejamos. Y no me negarán que es de esos que no hace ni puta falta. Echar carreras subido a un ingenio mecánico es una manera de comprar muchos boletos pa matarte; de hecho sucede constantemente. Es un claro ejemplo de estulticia basado en un simple «no hay huevos pa…»; prueba de ello es que la participación femenina siempre fue -sensatamente- minoritaria. Sin embargo, cuando empezó a expandirse ese mantra machista de que las mujeres conducen peor, algunas se sintieron obligadas a desmentirlo participando en carreras*, y ahora ellas también reclaman su derecho igualitario a esnafrarse mortalmente.

Sin embargo, el peor problema derivado de estos antideportes es que se expanden culturalmente a la sociedad. Jóvenes y no tan jóvenes tratan de emular a sus ídolos apurando la velocidad en las carreteras convencionales, por más prohibido que esté**. Y somos mu tontos; que los coches y amotos «normales» salgan de fábrica pudiendo sobrepasar en MUCHO la velocidad máxima autorizada es algo inconcebible, pero que se mantiene por presiones de la industria. Sería difícil vender chismes sport gt turbo de merecientos caballos (sorry, que ahora pofin ya se va indicando en el sistema métrico) si sólo pudieran ir a 120, y con un dispositivo que limite a 50 al entrar en una ciudad, por ejemplo.

Como dato personal, mi única participación pseudocompetitiva ha sido montarme en un kart en una despedida de soltero. Mea culpa, mea culpa, mea máxima culpa. Salí el último, pensando en ir a mi bola, pero en cuanto dan la salida y rugen los motores (bueno, ronronean, que eran karts) la adrenalina te domina; notas cómo Gollum le pide acelerar a Smeagol. En la segunda curva ya adelanté a un amigo por el interior, pasando por encima de dos de sus ruedas… Pues no pretendía dejarme sin sitio, ¡HOOBBIT MAAAALO! Afortunadamente, es difícil volcar con un cacharro de esos. Aunque van relativamente despacio, la sensación de velocidad es jrande, porque vas con el culo pegao al suelo; lo malo es que los baches y choqueteos le pasan factura a tus 33 vértebras (como pude certificar). Merecido me lo tuví.

Una de las canciones favoritas de mi madre siempre fue «Amigo conductor«, sobre todo desde que mi padre se esnafró -sobreviviendo al siniestro total- con un Renault Gordini, llamado «el coche de las viudas» porque tenía el motor detrás, y era más fácil tener un accidente cuando ibas solo y con el maletero (delante) vacío; tenía tendencia a que las ruedas delanteras, con poca carga, «flotasen» y perdieras el control en las curvas, QED.

En las motos el peligro es todavía mayor; estás en franca desventaja en la mayoría de los impactos. Que te juegues la vida para repartir pedidos a destajo y currando de falso autónomo es uno de tantos males del libeggalismo; que lo hagas por gusto, yendo a «curvear» por una carretera de montaña, es mu triste.

Por todo esto y más, aquí queda nuestra desaconsejación

(*) Basta con esgrimir las estadísticas de los seguros de auto, pero la estulticia no es privativa de ningún sexo.

(**) En algunos países, las multas llevan un coeficiente de incremento basado en la declaración de la renta o en algún otro elemento de progresividad; eso aquí por ahora tampoco se plantea.

Pobre López

La placa o lápida que hoy traemos al Á.S.M. se encuentra en la Plaza del Mercado Chico (antiguamente, de la Victoria) bajo los soportales de su lado oriental (maomeno encima del restaurante japonés). Conmemora que Eduardo López Salcedo nació allí y murió dirigiendo a sus tropas en los alrededores de Melilla, en el convulso año de 1909, siendo el primer oficial que fallecía en aquella guerra; otro protomártir abulense. Recordemos que un obispo de Ávila fue el primer condenado a muerte por hereje en todo el cristianismo, y que el primer cristiano ejecutado en Japón por predicar su fe también era de nuestra provincia).

La placa, como todas las de este estilo, hace hincapié en lo de «dar la vida por la patria»; si bien eso de la patria es discutible, sí que parece claro que el teniente López Salcedo fue coherente con sus ideales. Los combates en los que perdió su vida se inciarion por acudir a repeler un ataque de los rifeños a trabajadores que construían un ferrocarril. El teniente dirigía a sus soldados en un ataque a una posición enemiga, sin esconderse en la retaguardia, siendo por ello uno de los primeros en caer ante las balas. El joven oficial se acababa de casar hacía menos de un mes.

Este hecho dio comienzo a la Guerra de Melilla, un conflicto contra los levantiscos rifeños (bereberes que no aceptaban la autoridad de los sultanes marroquíes, como para mostrarse sumisos ante colonizadores europeos), que continuó con el Desastre del Baranco del Lobo y requirió el envío de grandes refuerzos para ser sofocado. Las protestas contra los llamamientos a filas, unidas a la conflictividad laboral, provocaron la Semana Trágica de Barcelona y una grave crisis de gobierno en España.

La causa de esta guerra hay que buscarla en nuestros vecinos ingleses y franceses, que en aquella época pugnaban por repartirse África. Se celebraron varias conferencias y tratados con otros países expansionistas que deseaban sacar tajada del expolio del continente, trazando fronteras de influencia para cada una de las potencias. España ya ni pinchaba ni cortaba, pero cuando Francia reclamó -entre otros- el territorio marroquí, Inglaterra se lo concedió pero impuso una salvedad, temeroso de que su rival controlase el estrecho de Gibraltar por el otro lado: ese cachito debería ser para España. Era un regalo envenenado; el Rif era llamado «el país del desgobierno» por los antepasados de Mojamé 6.

Políticos y militares españoles abrazaron esta posibilidad de reverdecer laureles (tras un siglo XIX en el que nos había ido como el culo), y se lanzaron a la conquista, con escasos medios y organización penosa, para desgracia de Eduardo. El conflicto se enquistó y todavía se puso peor, con la horrible matanza de Annual en 1921. Un error de cálculo de los rifeños, que atacaron posiciones francesas, fue el principio del fin de su rebelión. El apoyo de este país y el envío de más (y mejor equipadas) tropas desde la península permitió sofocar esta revuelta que había empezado con la muerte de nuestro paisano.

Sé que muchos os quejáis de la desafección que hay en este país con nuestras fuerzas armadas, pero la realidad es que desde la francesada nuestro jlorioso ejército lleva dos siglos en los que prácticamente sólo se ha empleado contra nosotros mismos: en muchas guerras civiles (las de independencia o las carlistas lo eran) y apoyando pronunciamientos y golpes de estado cuando al «espadón» de turno no le gustaba el gobierno.

Además, en este blog siempre hemos sido pragmáticos en eso de dar la vida por una causa, sobre todo cuando la causa realmente es de otros. Ya lo dijo Terry Pratchett…

«Tiempos interesantes»